viernes, 13 de agosto de 2010

El vecino marroquí

España y Marruecos son dos vecinos que tienen una relación complicada. Esto es debido a varios contenciosos. El primero, es el tema del Sáhara, ex-colonia española que fue ocupada por Marruecos tras la Marcha Verde de 1975. España cedió el territorio a Marruecos y a Mauritania tras el Acuerdo de Madrid . Todo ello, frente a la oposición del Frente Polisario que defiende la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Mauritania abandonó prácticamente todo el territorio tras la ofensiva saharahui, pero la mayor parte del mismo sería ocupada por Marruecos. Hoy en día, Marruecos domina la mayor parte del Sáhara Occidental, pero ningún país del mundo reconoce su soberanía sobre la zona, aunque hay posturas más proclives a las tesis marroquíes de conceder cierta autonomía a la zona y que el mismo permanezca bajo la autoridad marroquí, entre ellos países con tanto peso como Francia, EE.UU. o los países de la Liga Árabe. Sin embargo, la mayor parte de los países de África y algunos latinoamericanos, reconocen al Frente Polisario y a la RASD como los soberanos de ese territorio. España ha pasado de una actitud de apoyo a las tesis saharauis a otra intermedia que acepta las tesis de la ONU de celebrar un referéndum para que sus habitantes decidan. El problema es quiénes pueden votar, sólo los saharauis o también los cientos de miles de colonos que ha instalado Marruecos y que son proclives a la soberanía alauí. Mientras España siga manteniendo cierto apoyo a las tesis saharauis (mayoritaria entre la opinión pública española) Marruecos nos seguirá presionando, bien con el tema de Ceuta y Melilla (del que ya hablaremos otro día), bien con la permisividad hacia la entrada masiva de inmigrantes hacia territorio español, ...
¿Qué debe hacer España? A mi entender, España ha de tener una postura clara y firme en temas importantes, como la soberanía sobre Ceuta y Melilla, el tema saharaui, etc. En este como en otros temas es necesario un importante consenso entre los dos partidos fundamentales de nuestro país. Todo ello, sin merma de seguir trabajando a favor de la buena vecindad entre nuestros dos países, seguir desarrollando proyectos de cooperación y desarrollo en el país vecino, no olvidando que los marroquíes son el colectivo inmigrante principal en nuestro país ni que socios tan importantes de nuestro país como EE.UU. y Francia también lo son del estado marroquí, por cuestiones geoestratégicas y ejercerán presiones sobre nuestro país en caso de conflicto.
Como colofón, señalar que hay que tener clara dos cuestiones, que el respeto internacional se gana con posiciones claras (consensuadas por la mayoría de los representantes españoles) y que es necesario seguir manteniendo relaciones de buena vecindad con Marruecos, pero también con Argelia; Túnez... nuestros vecinos del Sur.
Sobre este tema es muy interesante la lectura del libro "Vecinos alejados" del periodista Ignacio Cembrero y también es interesante conocer las posesiones españolas en el norte de África.

No hay comentarios:

Publicar un comentario