martes, 22 de mayo de 2012

¿Repetir la Historia o aprender de la Historia?


Habitualmente observamos que la Historia se repite, florecen las muestras de ello en la actualidad, mirad si no el ascenso de los partidos extremistas y populistas, como ha ocurrido en las recientes elecciones griegas o francesas, que nos recuerdan a los años treinta de nuestro siglo XX, tras la crisis económica mundial de 1929; o las posturas individualistas y el sálvese quien pueda, que se produjeron entonces y que ahora vuelven a repetirse en el caso de la UE y podemos observar en países como Alemania, Francia… que hablan de los países del sur como los apestados de Europa y los culpables de todos sus males; o la falta de líderes nacionales o mundiales que den la batalla en sus ámbitos; o la incompetencia y la falta de valentía de nuestros políticos, incapaces de sacrificarse por su país, de llegar a acuerdos, de buscar las soluciones que la calle les demanda, de dar respuesta a los problemas de fondo del país y preocupados tan sólo por conservar sus prebendas y las de la gente de sus partidos. Hoy más que nunca nuestros principales partidos políticos me recuerdan a los de la Restauración, incapaces de realizar la regeneración del país, por encontrarse enmarañados por las redes que generan los grupos de presión que controlan el poder. También me recuerda a esa época de principios del siglo XX español la apatía y el pesimismo, ese desaliento, “esa España sin pulso” de la que hablaba Silvela, esa inacción a la que nos han prostrado, entre los que me incluyo…; una sociedad que, por otra parte, está enferma y en la que se ha instalado, tras unos años de prosperidad ilusoria, la falta de esfuerzo y de superación, el todo vale y la falta de ética.
Podría seguir con los ejemplos y las enseñanzas que nos aporta nuestra historia reciente, pero preferiría no mencionar cómo solemos resolver los españoles habitualmente estos problemas: bien a base de cirujanos de hierro que reclamaba Joaquín Costa y que aquí hemos confundido con dictaduras o golpes militares, bien a base de mamporrazos entre las dos Españas que nos representaba Goya o de la que nos hablaba Unamuno, la conservadora y la progresista.
En fin, pareciera que sólo se repite lo negativo, qué pasa con esa gente de la Ilustración o de las Cortes de Cádiz o del Regeneracionismo o de la II República, que lúcidamente vieron la solución de los problemas de España en la educación, que es la que hace progresar a los pueblos, esa que crea personas críticas, participativas, tolerantes, mejores éticamente… y más felices. Siendo, además, la educación pública, la que ofrece equidad y garantiza igualdad social, que es, al fin y al cabo, lo que distingue a una sociedad avanzada de una atrasada.
Dicen que quien no estudia su historia tiende a repetirla, ¡es que tampoco ahora, después de tantos tropiezos a lo largo de nuestra historia vamos a aprender! La educación es la única que puede regenerar nuestra sociedad y sacarnos de la crisis general en la que vivimos.

domingo, 6 de mayo de 2012

Rumbo a las Indias de Gonzalo Zaragoza

Un libro interesante y entretenido que nos introduce en la vida de los hombres que navegaron rumbo a las Indias. Desde qué provisiones era necesario embarcar, a  quiénes componían la tripulación, su jornada de trabajo a bordo del barco de vela, la comida, la ropa, el modo de pasar el tiempo y cómo se realizaban las acciones mas cotidianas en un barco a vela. También nos rebela las técnicas de navegación  y los peligros de la mar en la época del descubrimiento y conquista del Nuevo Mundo.
Se lee con suma facilidad, pues tiene pocas páginas, muchas curiosidades históricas y permite, como si fuera una máquina del tiempo, trasladarnos a esa emocionante etapa histórica.